jueves, 11 de abril de 2013

UMA MEDICINA ALTERNATIVA MILAGROSA, COLEOTERAPIA



En Agosto del año pasado, empecé con dolor en un hombro, al principio pensé que era la computadora, luego las energías que nos llegaban del universo, pero al cabo de los días y viendo que el dolor aumentaba, decidí ir a ver a un traumatólogo.
Después de varias semanas de tratamientos y estudios, me envió con el reumatólogo, pues mis exámenes mostraron “lupus y artritis reumatoide”.
El lupus, es una enfermedad que jamás había escuchado, al parecer es cuando tu sistema inmunológico en lugar de defenderte, te ataca, empezando con articulaciones, piel y al final destroza los órganos, “supuestamente” es una enfermedad que no tiene cura.
A partir de ahí, se desbocaron los dolores, y por lo tanto el sin fin de medicamentos, como cortisona, araba y muchos mas, que lejos de calmarme el dolor lo único que obtuve fue un sobrepeso de 20 kilos.
Me pasé meses llorando día y noche, viendo como mi salud iba de mal en peor, no podía caminar, ni vestirme, ni siquiera sostener una cuchara por el dolor tan insoportable en cada una de mis articulaciones.
Hice de todo, decretos positivos, remedios, comida vegetariana, medicina alternativa y nada parecía frenar esta horrible enfermedad. En enero, pedía a gritos una silla de ruedas y a Dios fuerzas para seguir y sabiduría para aprender de esto.
Hace algunas semanas que los doctores dijeron “quimioterapia” mis ojos se abrieron enormemente! Pues pensé que las quimios eran solo para pacientes con cáncer y no para una artritis reumatoide.
Entonces escuché de unos bichitos chinos que ayudan y potencializan nuestro sistema inmunológico, se llaman “gorgojos del centeno”
Empecé a investigar y encontré miles de testimonios positivos sobre estos animalitos, al parecer curaban muchas enfermedades hasta cáncer!
Pero la idea de comer insectos y para colmo vivos, me hizo desistir. Hasta que tuve que verlo con mis propios ojos, mi cuñada que tiene cáncer en el sistema linfático, huesos y pulmones con 96% de células cancerosas, empezó a tomarlos y al cabo de 60 días su nivel de células dañinas bajo hasta 40 %. Ella se esta recuperando!!!!!
Así que después de buscar y conseguir estos escarabajitos con siria, empecé con mi tratamiento antes de la programación de mis quimioterapias, (que programaron para fines de este mes), para comprobar si es que mis bichitos podrían quitarme el dolor, y que creen?
Que apenas llevo 5 días y ya no siento dolor en mis manos, ni en ninguna parte de mi cuerpo. La inflamación en mis muñecas y tobillos esta desapareciendo. Es la primera vez en meses que puedo decirles “me siento muy bien”.
Yo seguiré con mis tratamientos médicos, pero nadie me quitara de la cabeza que los que realmente me están ayudando son Dios y estos escarabajitos , porque lo estoy viendo, lo estoy viviendo, y después de muchas, muchas lagrimas, hoy veo una nueva luz que se abre para mi